20160212_190104

El viernes 12 de febrero tuve la suerte de documentar gráficamente la 3ª Feria de la Salud del Centro de FPE María Inmaculada de Pamplona. El salón de actos se llenó de  trabajo, entusiasmo y, sobre todo, compromiso con el aprendizaje. Fue el bullicioso escenario donde el alumnado de los distintos ciclos de mañana y de tarde mostraron su trabajo y sus propuestas y donde compartieron junto con profesores y profesoras, experiencias, conocimiento y motivación.

En este contexto tenía que registrar gráficamente lo que allí se iba contando y haciendo: debía hacer constar en sendas actas visuales la jornada de la mañana y la de la tarde.

Calenté motores en una reunión previa con Teresa Gárriz y Maite Yárnoz, docentes del centro, quienes me explicaron la filosofía de partida de la Feria de la Salud y me avanzaron el programa diseñado para la edición de este año.

Tras esta cita ya empezé a visualizar la estructura que debía plantear en los paneles. En el de la mañana tenía que registrar el trabajo llevado a  cabo por los alumnos y alumnas de 5 ciclos formativos y a la tarde, se trataba de reflejar lo que nos enseñara el alumnado de 4 ciclos.

El panel que presentaba más “problema” era el de la mañana: había que dar cabida a los cinco ciclos. ¿Cómo dividir un soporte de 1,40 x 1 de manera que quedase claro y equilibrado? La estructura del de la tarde había que dividirla en cuatro partes y era más sencilla…

Por otro lado: ¿Cómo plantear dos paneles con un diseño distinto pero relacionados a la vez entre sí?

Las metáfora del sol (alumnado de la mañana) y la luna (alumnado de tarde) me dieron al solución: los rayos solares me iban a permitir hacer una división en cinco y además los colores para cada simbología (tonos cálidos para la mañana, tonos más fríos para la tarde) me ayudarían a dotar de entidad propia a cada registro gráfico.

De lo que siguió después hablan claro las imágenes: dos actas visuales que se me quedaron pequeñas porque me hubiera gustado reflejar no sólo el trabajo de estudiantes y profesores, sino la implicación y las ganas de seguir aprendiendo que allí se respiraban.

20160210_185942-1

IMG_20160212_151324

1

20160212_184853

CbBEQCyXEAAz1Ru

 

Anuncios

Saoia 3

(Mapa mental propuesto al alumnado  por Saoia Guillen, docente de Secundaria)

En marzo arranca una nueva edición -y ya van tres- del curso ‘Gramática visual para la Facilitación Gráfica en el aula (talleres de visual Thinking’, una pionera acción formativa semi presencial y certificada del departamento de Educación del Gobierno de Navarra que tengo el placer de tutorizar.
En las primeras sesiones y antes de meternos de lleno en el abanico de posibilidades del Visual Thinking en el ámbito docente, le insisto mucho al profesorado en la necesidad de ir dando cada vez más pasos en el aprendizaje visual.

¿Por qué no hacer que docentes y alumnos se acostumbren a expresarse gráficamente e incorporen  la práctica del dibujo como un medio de expresión útil en todos los ámbitos de su vida (personal, académica y profesional)?

El aprendizaje visual puede definirse como un método de enseñanza-aprendizaje que utiliza un conjunto de organizadores gráficos (métodos visuales para ordenar información) con el objeto de ayudar a los estudiantes a pensar y a aprender más efectivamente.

Los organizadores gráficos pueden ser  al mismo tiempo recursos del docente y herramientas para el estudio y aprendizaje del alumnado: el docente puede utilizarlos de acuerdo al tema en que esté trabajando como una herramienta para clarificar las distintas partes del contenido; por su parte, el estudiante al emplearlos involucra habilidades de ordenamiento, comparación y clasificación y se acerca a los contenidos de una manera diferente.

Las distintas estrategias de aprendizaje visual permiten identificar ideas erróneas y visualizar patrones e interrelaciones en la información, factores necesarios para la comprensión e interiorización profunda de conceptos.

La elaboración de diagramas visuales puede ayudar al alumnado  a procesar, organizar, priorizar, retener y recordar nueva información, de manera que los estudiantes puedan integrarla significativamente a su base de conocimientos previos.

Son varios los autores que coinciden en afirmar que el aprendizaje Visual estimula además el pensamiento creativo.

En definitiva y a grandes rasgos, las diferentes técnicas de aprendizaje visual pueden ayudan a los estudiantes a:

1. Clarificar el Pensamiento. Los estudiantes pueden ver cómo se conectan las ideas y se dan cuenta de cómo se puede organizar o agrupar la información. Con el aprendizaje visual los nuevos conceptos son más profunda y fácilmente comprendidos.

2. Reforzar la comprensión. Los estudiantes reproducen en sus propias palabras lo que han aprendido. Esto les ayuda a absorber e interiorizar nueva información, dándoles posesión sobre sus propias ideas.

3. Integrar nuevo conocimiento. Los diagramas actualizados durante toda una lección incitan a los estudiantes a construir sobre su conocimiento previo y a integrar la nueva información. Mediante la revisión de diagramas creados con anterioridad, los estudiantes pueden apreciar cómo los hechos y las ideas se ajustan al mismo tiempo.

3. Identificar conceptos erróneos. Al tiempo que un mapa conceptual o una telaraña muestra lo que los estudiantes saben, los enlaces mal dirigidos o conexiones erradas dejan al descubierto lo que ellos no han comprendido aún.

En una próxima entrada haré un recorrido por algunos de los organizadores gráficos que, desde mi punto de vista, son más eficaces para el aprendizaje. De momento y como aperitivo, os dejo un enlace a un minicurso on line sobre uno de ellos: los Mapas Mentales.

En 2015 presenté por primera vez una propuesta para el cartel de San Fermín.  Sabía que no cumplía con los requisitos fundamentales de un buen cartel… Y es que no planteé un cartel al uso sino una facilitación gráfica, un mapa visual que sintetizaba los momentos claves de la fiesta.

No quedó entre los finalistas (insisto, como cartel no cumplía…), pero si fue una de las 96 propuestas que conformaron la exposición.

Sea como fuere, me apetecía muchisimo ejercitar la facilitación gráfica con San Fermin. Me divertí. Aquí estña el resultado.

cartel-Sfermin-MC

 

20150516_140056

El sábado 16 de mayo en el Azkuna zentroa, la Alhóndiga de Bilbao, se celebró el I encuentro de Clubs de Lectura Fácil de Euskadi. Tuve la suerte de que Blanca Mata, alma de Lectura Fácil Euskadi-Irakurketa Erraza, volviera a confiar en mí para documentar gráficamente un evento que ya prometía mucho antes de celebrarse.

El planteamiento de la facilitación gráfica fue distinto al de otros actos que he mapeado. En esta ocasión no se trababa de conferencias al uso: cinco mesas de trabajo con ocho personas implicadas y participantes en clubs de LF debatieron sobre cuestiones como la organización de los clubs, los libros, la Lectura fácil en Euskera, las ventajas de este tipo de actividades…

Tras este trabajo, las personas dinamizadoras de cada mesa trasladaron a Llum Saumell las distintas conclusiones a las llegaron y esta a su vez, ya en la segunda parte del encuentro, expuso a un público más amplio la recopilación y síntesis de esas conclusiones.

Mi trabajo como facilitadora gráfica consistió en ir escuchando lo que se iba diciendo en las mesas y al igual que Llum pero en una dimensión visual, tratar de reflejar los puntos esenciales. Hacer en definitiva, un acta visual del encuentro.

En el mural resultante el público pudo hacer aportaciones dejando en post-it sus sensaciones y emociones sobre la Lectura Fácil.

Os dejo imágenes de la jornada y del día anterior en el que, con ayuda de Blanca, dejé preparada la cabecera y pie de mural.

También os pongo un enlace en el que se ve parte del proceso de facilitación gráfica, cortesía de Sara Moreno.

Me quedo con la frase que dijo una participante en uno de los Clubs de LF de Euskadi cuando le grababan para un video: “Yo no sé decir qué me parece la Lectura Fácil… Sé sentirla”.

cabecera

1

IMG-20150516-WA0009

20150516_134508

20150516_133154

20150516_134044

 

Cierro este año contenta por una actividad laboral que a estas alturas me tiene todavía ultimando cosas y cruzando los dedos para que el 2015 sea igual de intenso.

Sobre todo en lo que a la facilitación gráfica se refiere.

He tenido la oportunidad de enseñar qué es y para qué sirve en distintos talleres y documentando gráficamente varios eventos, porque ha habido personas, empresas y entidades que han apostado por hacer visible lo importante.

Gracias al departamento de Educación del Gobierno de Navarra, al Servicio Navarro de Empleo, al doctor Enrique Maraví, a Blanca Mata de Lectura Fácil Euskadi, a la Fundación Secretariado Gitano, a la Escuela de Arte de Algeciras, a GS Peluqueros, al departamento de Juventud de CCOO Euskadi, a Raquel Ecenarro de RpuntoE, al Parque Tecnológico de Álava y a Edurne Almirantearena de Klika Bide.

Y gracias también a la gente de ‘Navarra Capital‘ por difundir en su plataforma está pasión enredada irremediablemente en mi profesión.

Aquí dejo algunos de esos momentos con el deseo de seguir dibujando para comunicar y para pensar.

Feliz año nuevo. Y usted que lo vea… Y lo haga visible.

IMG-20141202-WA0017

IMG-20141217-WA000620141016_132728 la foto 3manejo-de-la-disfonía-unidad-patología-voz20141220_164648

ppal 2La facilitación gráfica es, sobre todo, una herramienta de trabajo que responde a la necesidad de comunicar de manera diferente.

Nos puede ser útil para comprender, pensar y evolucionar. Y es muy útil para fomentar la participación.

El dibujo y la representación visual es una de las formas más eficaces y sencilla de contar una historia, de r a entender un concepto y de ser más creativos.

La facilitadora visual Patricia Molla sostiene que la facilitación gráfica ayuda a crear en las personas que la ven o participan en su creación un sentido de totalidad: “El oído escucha, los ojos miran y ven la síntesis de lo dicho”.

En una presentación pública, charla o conferencia usar facilitación gráfica es una manera innovadora de comunicar. Cuando se abre a la participación de la audiencia constituye una  estrategia comunicativa inclusiva donde los asistentes suman en el mural sus colaboraciones e ideas.

Supone dialogar de un modo diferente, focalizar lo fundamental e identificar lo accesorio, encontrar puntos de encuentro común y obtener una visión de la totalidad.

En el terreno de la comunicación interna de empresas y organizaciones, incorporar facilitación visual en las reuniones de trabajo y en las presentaciones de proyectos, servicios o productos ayuda a aumentar el compromiso de los participantes y espectadores. Beneficia el trabajo colaborativo y a productividad.

Permite transformar información compleja en conocimiento útil y es particularmente efectiva como apoyo en procesos de cambio y procesos de planeación efectiva.

En el ámbito educativo la facilitación gráfica puede ser una herramienta de futuro, un recurso indispensable tanto para docentes como para estudiantes.

Hay que tener en cuenta la importancia que tiene la información visual para el proceso de retención de los conceptos. Por eso es interesante estructurar y prepara las presentaciones y exposiciones en el aula utilizando una óptima mezcla de elementos visuales que permiten que el mensaje se transmita de forma efectiva.

Algo con un impacto visual aumenta la posibilidad de un mensaje no sólo de ser visto, sino también recordado: se dice que lo visual aumenta nuestra retentiva entorno a un 90%.

Además, lo visual tiene algo inherente que lo hace atractivo.

El dibujo es un lenguaje universal. Usarlo como herramienta de trabajo supone una forma nueva de desarrollar nuestras habilidades creativas.

tríptico voz profesional 2.inddCon frecuencia, hablar de facilitación gráfica es hablar de grandes formatos. Y es cierto que las síntesis visuales en paneles, rotafolios, murales, pizarras digitales etc, y que la visualización del proceso del dibujo de concepto en estas dimensiones es altamente efectiva desde el punto de vista comunicativo, pero incluir está práctica del pensamiento visual en el diseño gráfico puede aportar ventajas. Y no sólo en el fondo, en lo que se cuenta, sino en la forma, en el diseño en sí ya que suma en la estética gráfica.

En el diseño de un tríptico de voz profesional para una consulta de otorrinolaringología incorporé un conciso registro gráfico en la parte interior para reflejar parte de la información. El resultado gustó y, sobre todo, me gustó hacerlo.